Imprimir sin imágenes
Listin Diario
20 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:44 AM
Puntos de vista 19 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
La reforma a la ley 183-02
Compartir este artículo
Daris Javier Cuevas

La Ley monetaria y financiera ha completado un ciclo de 10 años de vigencia, lográndose en ese periodo la elaboración y aplicación de los reglamentos que la propia ley establece con figuras inexistentes en el pasado como el Gobierno corporativo y todos los reglamentos que sugiere una supervisión bancaria que responda a los principios básicos de Basilea I e incluso que se corresponde con Basilea II. Esto es lo que le ha dado mayor dimensión a esta legislación bancaria y explica en una alta proporción el nivel de capitalización de la banca expresada en el índice de solvencia que ha superado el 17%, el cual resulta superior al 10% que las normativas internacionales y que la propia Ley  establece para que el sistema bancario funcione de manera saludable.

Ahora bien, la pregunta obligada es por que si el sistema financiero se ha fortalecido y capitalizado sobre la base de esta Ley y sus reglamentos, así como una supervisión bancaria con altos niveles de calidad, entonces por que surge la necesidad de reformar la Ley 183-02?

Es bueno precisar que de acuerdo a la doctrina jurídica las Leyes son flexibles y no estáticas. Mas aun, en el caso que nos ocupa existen razones multifactoriales que explican impulsar una reforma orientada para fortalecer el rol de la regulación y supervisión bancaria así como adecuar la Ley 183-02 a la constitución de la Republica, en el cual esta le asigna a la Junta monetaria tener la coordinación de los entes reguladores del sistema y del mercado financiero   y hacerla amigable con la Ley de sociedades comerciales, en ambos casos el objetivo primario es el de tener un sistema financiero dotado de credibilidad, confianza y donde las malas practicas bancarias y los riesgos no sean una preocupación permanente de las autoridades, sino cosas del pasado.

En tal sentido, es de vital importancia que tanto el Banco Central así como la Superintendencia de Bancos se les amplíe las funciones y así ambas entidades ser garantes de la estabilidad financiera del país para impulsar las transformaciones de la economía con crecimiento y estabilidad macroeconómica, al tiempo de que la practica de intermediación financiera y cambiaria deben tener mayor control de estos organismos del Estado.

En la reforma de la Ley monetaria y financiera se hacen necesario cuatro aspectos importante que la Ley 183-02 tienen ciertas timidez en sus actuaciones. Estos elementos tienen que ver con fortalecer la facultad del banco Central en lo relativo al sistema de pagos, el seguimiento asignado a la superintendencia de Bancos en cuanto al rol de prestamista de última instancia establecido por el artículo 33 de dicha ley al Banco Central, redefinición de la política de Supervisión bancaria en cuanto a orientar esta hacia la Supervisión en base consolidada para fortalecer lo que al respecto manda el articulo 58 de la Ley vigente y reforzar lo relativo a la concentración de riesgos y créditos a partes vinculadas del articulo 47 de la misma.

Lo indicado anteriormente es una justificación mas que suficiente para que se impulse una reforma a la Ley monetaria y financiera 183-02. Sin embargo, existen otras razones con igual peso especifico para la misma como es el caso de fortalecer el mandato del articulo 64 de esta ley en lo relativo al fondo de contingencia, pero que en la practica se traduce en una garantía  a los depósitos, en particular el literal c, pues con ello se evita la violación futura a la Ley tal como ocurrió en la crisis del 2003 y a su vez en una eventual crisis bancaria se descontinúa transferir el costo de la crisis al presupuesto de la nación, evitando con ello la aparición del déficit cuasi fiscal con cargo al Banco Central.

En virtud de los acontecimientos ocurridos en los últimos años en los mercados financieros internacional y que ha puesto en situación de vulnerabilidad a los diferentes sistema financiero local, es oportuno que el congreso se apreste a impulsar la reforma a la ley 183-02 y que la misma exprese un espíritu de prevenir los riesgos, así como que fortalezca las actuaciones y facultad del Banco Central y la Superintendencia de bancos para seguir impulsando la salud del sistema financiero dominicano y esa es la razón  ultima de reformar la legislación bancaria actual ya que a mi modo de ver las cosas, ha cumplido su rol.

Pero insisto que dicha reforma debe contar el aval técnico de la administración monetaria y financiera para evitar un festín.

El autor es economista-abogado

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña