Listin Diario
19 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:43 PM
Puntos de vista 11 Enero 2009
0 Comentarios
Tamaño texto
BIBLIOMANÍA
La historia del baloncesto dominicano
Compartir este artículo
Francisco Comarazamy

Ha llegado a nuestras manos el libro “Los Doce Magníficos”, una historia muy completa del baloncesto dominicano, obra de José Oscar Fernández, periodista y productor de televisión de larga trayectoria en medios de comunicación escritos y electrónicos.

El libro de 474 páginas, con prólogo del vicealmirante Sigfrido Pared Pérez, compañero de infancia del autor en la barriada de San Carlos, gira alrededor de la medalla de oro que un equipo dominicano conquistó en el Torneo Centroamericano y del Caribe de 1977 celebrado en Panamá. El título, relativo a los integrantes de aquel conjunto, guarda referencia con el “western” de los años 60 protagonizado por Yul Brynner, Steve McQueen y Charles Bronson, entre otros.

Fernández aprovecha la coyuntura de su idolatría por ese grupo de héroes deportivos para tejer una magnífico relato de la génesis del deporte del aro y el balón en República Dominicana, atravesando por sus diversas etapas de desarrollo hasta llegar a nuestros días en que dicha disciplina ocupa un prominente sitial en la preferencia de seguidores y practicantes, talvez sólo superada por el béisbol.

Las semblanzas de Hugo Cabrera, Eduardo Gómez, Vinicio Muñoz, Francisco Prats, Iván Mieses, Manolo Prince, Alejandro Tejeda, Víctor Chacón, Chicho Sibilio, Evaristo Pérez, Pepe Rozón y Héctor Báez conforman el corazón de la obra que recoge la versión de que fue en San Pedro de Macorís en 1914 donde y cuando se jugó el primer partido oficial de baloncesto en suelo dominicano.

Escrito en lenguaje sencillo, el autor nos demuestra a través de todo el libro ser poseedor de un amplio dominio del tema, tanto histórico como técnico, habiendo sido protagonista directo o indirecto durante una buena etapa del baloncesto dominicano a partir de la mitad de la década de los años 60. Se trata de una obra de indudable valor que no puede estar ausente de la biblioteca de todos aquellos interesados en el quehacer deportivo nacional.

El libro de José Oscar, donde me hace el honor de recordar en el preludio un mensaje escrito por el autor de la columna como exhortación a las nuevas generaciones de periodistas, me ha traido muchos recuerdos de hace casi cincuenta años cuando mi casa era un enjambre de jugadores de basquetbol que giraba alrededor de mis hijos Daniel y Roosevelt, empeñados en dominar el deporte inventado por James Naismith en 1891.

Imitando el inicio de esa disciplina en Massachusetts, cuyas primeras canastas fueron viejas cubetas de frutos, en los frentes de mi casa en la calle Manuel María Castillo, en las inmediaciones del Palacio Nacional y en plena dictadura, los muchachos clavaron en el poste del alumbrado un rústico tablero con su aro hecho de una varilla de hierro. Desafiando el tránsito de los pocos carros que entonces transitaban por esa vía, inició Roosevelt una carrera deportiva que lo llevaría hasta la Selección Dominicana y que terminaría cuando concluyó su otra carrera en la escuela de Derecho.

Además de los Comarazamy, allí jugaban Manuel Acosta, July Barnett, los hermanos Ique y Pepe Fernández de Castro, Rafael Pérez Guerra, Johnny y Nelson Fernández, Miguel Guerrero, y otros muchachos del barrio quienes sudaban su fiebre hasta altas horas de la noche, saciaban su sed entrando por agua a la pequeña vivienda como “Pedro por su casa”, y aprovechaban el momento para despegar uno que otro guineo del permanente racimo colgado en el fondo del hogar.

Esa tradición se trasladó junto con la mudanza al Ensanche Naco en los frentes del Club, donde mi hijo menor formó el primer equipo de baloncesto de esa sociedad. Y es que cuando se dio inicio a la preparación del equipo que competiría en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1974, era mi casa utilizada como una especie de vestidor donde los jugadores se enfundaban en sus ropas para las prácticas de un norteamericano que ahora me entero se llamaba Steve Clark.

Muchas de las figuras del baloncesto mencionadas por José Oscar en “Los Doce Magníficos” son bien conocidas por mí, comenzando por Faisal Abel y Humberto Rodríguez, los dirigentes de aquel laureado conjunto. Y el paseo por sus hojas me ha permitido recordar a Virgilio Travieso, Wiche García Saleta, Federico Lalane José, Alejandro Abreu, Franklin Rancier, Rafael Duquela, Baldemiro Vólquez, Federico Asmar, Eddy Rodríguez, Vidal Vergés, Frank Kranwinkel, Aldo Leschhorn, Froilán Tavarez y muchos otros amigos de mi familia.

Se trata de un valioso aporte a la historia del deporte dominicano y en sus páginas encontrarán los interesados en el tema del baloncesto una recopilación de los principales acontecimientos que en el futuro el propio autor y otros eruditos se encargarán de completar. El libro de José Oscar Fernández me cae como anillo al dedo, en estos comienzos del año, para expresar mis deseos a todos los dominicanos, de arriba hasta abajo, unos doce magníficos meses en el 2009.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar