La Vida 25 Febrero 2013
Comentarios 1 - último digitado en 25 Feb a las 6:28 AM
Tamaño texto
DOLENCIAS
Una articulación que se debe cuidar
LA ARTICULACIÓN TEMPORO-MANDIBULAR ES LA QUEPERMITE A LA MANDÍBULA REALIZAR UNA VARIEDAD DE MOVIMIENTOS
Li Misol
li.misol@listindiario.com
Santo Domingo

Aunque se le presta poca atención, la articulación temporo-mandibular tiene gran importancia y su mal funcionamiento, por cualquier razón, afecta la calidad de vida del paciente.

 “Se trata de una articulación complicada porque es doble, no como el codo o la rodilla que trabajan libre cada uno; en esta tienen que trabajar ambas al unísono”, explica Jannethe Aracena, odontóloga con posgrado en articulación temporo-mandibular y oclusión.

 Para definirla apropiadamente hay que decir que la articulación temporo-mandibular está formada por un hueso cóncavo (el temporal del cráneo) y otro convexo (el cóndilo de la mandíbula) unidos por el menisco, un disco cartilaginoso interpuesto entre ambos huesos y que les da movilidad.

Puede confundir
Aracena comenta que quienes presentan algún padecimiento en la zona pueden ir de médico en médico sin encontrar solución a su problema. “Comúnmente las afecciones de la articulación temporo-mandibular pueden confundirse con problemas del oído, dificultades neurológicas o dentales, y aunque puede que haya relación con esas ramas, el problema central puede estar en la articulación”, dice la experta.

Como todas las articulaciones, la temporo-mandibular puede padecer luxaciones, traumas, sobrecargas, artritis y/o artrosis.

(+)
LOS SÍNTOMAS MÁS COMUNES

La articulación temporo-mandibular se compone de varias estructuras que, con la ayuda de determinados grupos musculares, permite a la mandíbula realizar una variedad de  movimientos aplicados a la masticación.

En palabras llanas, la articulación temporo-mandibular es la “bisagra” que permite que la boca se abra y cierre. Su afectación puede causar, según explica Aracena, dolores como migrañas, dolores cervicales o dolores en la cara y la nuca y una gran variedad de ruidos que parecen provenir del oído. “Estos y otros signos son indicativos de un problema”, afirma la experta.  

Tratarse a tiempo ayuda

La articulación temporo-mandibular puede verse afectada por diversas razones. Según explica Jannethe Aracena, odontóloga con posgrado en Articulación temporo-mandibular y oclusión,  una mala posición dentaria puede causar mucho daño.

“La mala posición de los dientes hace que los músculos de la articulación, que tienen sus inflexiones bien definidas, comiencen a interrelacionarse de manera brusca”, dice la experta. Es entonces cuando ocurren los saltos en la articulación que dejan huellas y causan dolores musculares.

Diversos padecimientos neurológicos pueden estar relacionados, como el bruxismo o un  nervio afectado como por ejemplo el trigémino, puede tener repercusión en todo lo que inerva, incluida la articulación temporo mandibular.

“Si hay problemas de columna involucrados, dada la cercanía de las cervicales, se puede afectar la articulación temporo-mandibular pues en la fosa pterigoidea hay un músculo que se inserta con el menisco y este con el esternocleidomastoideo, por eso palpamos toda la zona cervical, la zona petrosa”, indica Aracena.

Historial
Aracena comenta que recibe paciente referidos de diversos especialistas, desde otorrinos hasta reumatólogos. Muchos de estos pacientes encuentran respuesta al tratarse con la especialista.

“La mayoría se ha cansado de buscar en otra parte la respuesta a sus molestias. Es todo un viacrucis y ya andan desesperados buscando alivio. Cuando hablas con ellos te dicen “por fin alguien me entiende”. Y toda la situación les afecta incluso psicológicamente”, dice Aracena.

Lo primero que se hace con estos pacientes es construir su historia o anamnesis, donde se recogen todos los signos y síntomas, desde dolores y ruidos, hasta antecedentes familiares, manías y hábitos de todo tipo, conductas durante la vigilia y el sueño y más. Todo ello ayuda a ir descartando problemas antes de proceder a estudios más profundos.

El diagnóstico
Un especialista con experiencia puede determinar el problema solo con la historia, pero para mayor seguridad se recurre a pruebas especializadas.

En el caso de la articulación temporo-mandibular hay que hacer radiografías, para ver el estado de los huesos, pero también es necesaria la resonancia magnética, que es la que muestra los tejidos blandos como ligamentos y músculos que puedan estar afectados.

Una vez se determina el diagnóstico, si se hace a tiempo, se puede hacer uso de tratamiento medicamentoso, técnicas no invasivas, y la terapia mandibular. Aracena informa que todo el proceso puede ser costoso, pero que lo ideal es que se diagnostique y se trate a tiempo para evitar consecuencias mayores.

“También hay un aparato que se puede usar para dar relajación dentro de la boca, se trata de una férula, que es hecha a la medida con controles específicos, dependiendo de cada enfermedad y ayuda a aliviar el dolor y la migraña que pueden causar ciertos padecimientos”, dice la experta. 

(+)
EL DAÑINO HÁBITO DE LA ONICOFAGIA

Uno de los hábitos más nocivos para la articulación temporo-mandibular es la onicofagia (comerse las uñas).

Aracena explica que el comedor de uñas realiza un movimiento en la mandíbula para posicionar los dientes en la forma adecuada para realizar el hábito, causando que los músculos retrodiscales, de tanto estar estirados con ese movimiento,  se afecten.

“Los músculos tienen una sustancia llamada elastina que les permite estirarse y contraerse, cuando pasa mucho tiempo estirados, como al comerse las uñas, se distienden, comienza la molestia y ya no funcionan de la misma manera”.

COMENTARIOS 1
Comentó: jozelino709
De: Estados Unidos
muy buen articulo ahora tengo que ver a esa doctora por favor de darme el nomero de telefono de la dra. joze709@hotmail.com
25 Feb 2013 6:28 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña