http://images2.listindiario.com/image/article/404/680x460/0/12036DAC-1649-4CEC-90FF-14C4C2E4D677.jpeg
Listin Diario
30 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:13 AM
La Vida 27 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
SALUD LABORAL
Presionarse para trabajar 
LA AUTOPRESIÓN SUCEDE CUANDO EL EMPLEADO ASUME MUCHOS DEBERES
Compartir este artículo
Coralis Orbe
coralis.orbe@listindiario.com
Santo Domingo

Para sus compañeros de trabajo, Carlos es el mejor. Llega temprano, es una persona que se concentra en sus labores diarias y sus superiores lo toman en cuenta para asignarle tareas importantes. Sin embargo, cumplir todas las responsabilidades a tiempo se ha convertido en una preocupación para él.  

Algunos días no duerme bien, porque sueña con dificultades para entregar sus asignaciones a tiempo. Trabaja en un ambiente en el que sus compañeros hacen ruido, las condiciones de trabajo no son las mejores para la responsabilidad que tiene y siente que, al tener exceso de trabajo, su calidad para realizarlo ha disminuido. 

Carlos siente los primeros síntomas de la presión que él mismo se ha impuesto para trabajar. Decir siempre sí, estar dispuesto a todo en su trabajo y asumir más compromisos de los que puede llevar lo han convertido en un ser ansioso, con problemas para dormir, sin deseos de comer, y lleno de angustias. 

Así como Carlos, hay muchos empleados que no piensan en su salud ni aprenden a ser sinceros con sus superiores. “Demostrar  todo lo que puedes hacer en el trabajo y plantearse nuevos retos es bueno, porque te ayuda a crecer no solo en lo profesional, sino también en lo personal. Pero cuando no puedes llevar las asignaciones que te ponen, hay que aprender a decir “no puedo”, porque no saber poner límites es lo que lleva al empleado a autopresionarse,  destaca la psicóloga industrial Erika María Acosta. 

A veces la autopresión se da porque los jefes exigen mucho, dice la especialista. 

(+)
TÉCNICAS PARA NO PRESIONARSE

Dentro del ambiente laboral hay que tomar medidas para ser un empleado competitivo, pero no llegar a niveles de presionarse hasta enfermar. 

Si usted sabe que no puede llevar mucha carga y tiene un puesto gerencial, aprenda a delegar funciones en su equipo de trabajo. Cuando no pueda realizar alguna asignación extra de las que realiza a diario, no la asuma; cada día levante el ánimo y empiece sus labores con una sonrisa y buena actitud. 

Diviértase con sus amigos y familia, tome el control de su tiempo.  

El empleado que se autopresiona no rinde
Todo empleado busca cumplir con el perfil de un trabajador competitivo para conseguir oportunidades profesionales. Pero cuando las exigencias que se les hacen sobrepasan su capacidad, provocan una autopresión laboral que le trae enfermedades emocionales y físicas. 

El sicólogo Eladio Hernández explica que cuando un empleado no puede realizar algo que sus superiores le asignan, experimenta un desequilibrio en el organismo y se siente incapaz para accionar frente a una situación determinada. 

Autopresionarse por el trabajo sobrepasa los niveles de estrés, dice, y esos niveles estresantes están buscando permanentemente respuesta. Por eso afecta la salud. “Se le dedica más tiempo al trabajo que a la vida privada. El hecho de estar presionado sobre las exigencias de los superiores hace que la persona no rinda en el trabajo y no se relacione con los demás”, asegura Hernández. 

También la autopresión incide en los problemas familiares, porque el estado de ánimo se dispara, ya que  no se puede realizar satisfactoriamente los deberes que los superiores exigen. 

La atmósfera laboral es otro factor que influye en que un empleado se sienta presionado. Según el especialista, es de suma importancia que el trabajador evalúe si las condiciones en las que trabaja son satisfactorias o no. Esas evaluaciones van a permitir que el empleado realice planes para trabajar a gusto. Es bueno organizar actividades colectivas que sirvan para liberar estrés y relacionarse con los demás compañeros, expresa Hernández. “Si una persona dedica mucho tiempo a su trabajo y no está en un ambiente armonioso, tendremos trabajadores enfermos desde el punto de vista orgánico y emocional. Por ello, se produce ausentismo laboral y que el empleado no se preocupe por ser competitivo, ya que si no existe una disposición de parte de la persona a sentirse bien dentro del trabajo, la autopresion aumenta”, sostiene. 

(+)
EL PAPEL DE LAS EMPRESAS

Según el psicólogo Eladio Hernández, las empresas deben empoderarse a favor de sus empleados. Sostiene que lo ideal sería que las compañías midan el rendimiento del empleado, que lo evalúen permanentemente para saber cómo está su estado de ánimo y tener los departamentos adecuados para capacitarlos. 

“Muchas veces los empleados no pueden dar lo que no conocen. Por lo tanto, las empresas deben propiciar  un ambiente armonioso, de formación permanente, donde el empleado pueda sentirse satisfecho de la labor que hace. La identificación de un empleado con la empresa donde trabaja es el indicio de que hay buenas condiciones”, sostiene. 

Sin embargo, expresa, cuando el empleado aborrece la hora de ir a su trabajo, eso se manifiesta en el resultado de las tareas que realiza. Por esta razón, las empresas necesitan hacer planes muy concretos para que ese ambiente laboral pueda ser favorable.   

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña